Mes: febrero 2015

Traumas infantiles y su relación con la salud

Acabo justo de ver un vídeo que voy a poner aquí porque creo que tiene relación con alguna de las cosas que puse ayer. Está en inglés y procede de una web muy chula, ted.com, creada con el fin de que las personas difundan sus conocimientos e ideas, ahí va:

En esta misma web, si echais un vistazo, hay mas vídeos relacionados con las enfermedades y los estilos de vida.

http://www.rtve.es/television/20131217/documentos-alimentacion-del-futuro/818969.shtml

Anuncios

CLASIFICACIÓN DIAGNÓSTICA: ALTERNATIVAS AL DIAGNÓSTICO CLÍNICO

Me gustaría hablar de un tema que esta generando mucha controversia entre los psicólogos y que al final crea perjuicio a los mismos de siempre, a las personas de a pié.

El DSM-V (Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales) abarca 324 diagnósticos psiquiátricos, esta nueva versión ha incluido más enfermedades, esto ha abierto un debate sobre la falta de validez de las categorías diagnósticas.
Estas categorías nos las presentan como algo objetivo pero en realidad son juicios de valor subjetivos, basados en las experiencias además lo que se pretende con esta clasificación es implementar los tratamientos asociados a nuevas medicaciones.

Según la clasificación, del DSM-V cualquier persona podría ser incluida dentro de alguno de los trastornos, eso facilita la legitimación del uso de medicaciones para personas que probablemente no lo necesitan.
En este link se explica en qué consisten esos desórdenes http://theconversation.com/five-new-mental-disorders-you-could-have-under-dsm-5-14192

Allen Frances (presidene del grupo de trabajo del DSM-V) es uno de los principales opositores a esta clasificación, él da a conocer, a través de la web http://www.psychologytoday.com, la existencia de diversos estudios que demuestran que el DSM-V no es tan científico como nos hacen creer.

Claro que estos estudios no son tan conocidos porque sacar a la luz esta información significaría una gran cantidad de pérdidas económicas a los lobbies farmacéuticos y a todo sistema político que también esta vinculado. ¿política? pues si, la ley de educación entre otras legitima por ejemplo el TDHA, trastorno inventadísimo. Es bien conocido por todo el mundo la relación que existe entre los partidos políticos y los lobbies, obviamente no reconocida porque sería una irregularidad.
Me parece increíble que los autodenomidados “EXPERTOS” antepongas sus cuentas bancarias al bienestar psicológico de las personas, todos sabemos el daño en sí que causan las etiquetas, decirle a alguien que tiene una enfermedad mental ya conlleva muchos prejuicios en la vida de la persona. Pues bien, que nadie se preocupen, hay para todos, ahora según esta nueva clasificación, todos podemos ser incluidos dentro de alguna de las clasificaciones y por lo tanto diagnosticados y tratados médicamente, objetivo cumplido!

Incluso Thomas Insel director del NIMH (National Institute of Mental Health ) en Estados Unidos uno de los institutos que más fondos aporta para la investigación de enfermedades mentales en todo el mundo se ha desvinculado de esta clasificación, algo que es totalmente significativo.

Convertir en enfermedades ciertas reacciones normales de la vida cotidiana sólo se entiende si detrás existen ciertos intereses económico y, ¿a quién le interesa más, que todo el mundo crea estar enfermo y necesite una medicina que le sane? ¿a los lobbies farmacéuticos?

Existen clasificaciones alternativas a este modelo biomédico como son el enfoque sistémico, el modelo biopsicosocial, el análisis funcional, o el enfoque de las terapias de tercera generación
El problema que tienen estos enfoques lo encontramos a la hora de institucionalizarlos, dado que estas perspectivas no aportan dinero como lo hace el modelo biomédico a nadie le interesa que esto se institucionalice.

La Asociación Británica de Psicología ha hecho una propuesta alternativa a este modelo, que es la “formulación psicológica” que consiste grosso modo en evaluar y analizar el caso de cada persona y el contexto real.

Esto no es un tema nuevo, ya Lynn Prayer escribió un libro en 1992 en el que ya hablaba de todo esto ( Disease-mongers : how doctors, drug companies, and insurers are making you feel sick) Promotores de enfermedades: como los médicos, farmacéuticas y aseguradoras nos hacen sentir enfermos” o Ray Moynihan escribió “Vendiendo Enfermedades”, la diferencia entre hace unos años y ahora es que con la nueva edición del DSM todo uso de medicación queda más regularizado y además las personas tenemos más acceso a la información para indagar sobre qué es lo que hay exactamente detrás de todo esto.

TDAH es un claro ejemplo de todo este que esta sucediendo, ahora se ha puesto muy de moda, de repente muchísimos niños sufren esta enfermedad. Lo que ha pasado es que el DSM-5 a legitimado la descripción de estos síntomas con un uso clínico, de tal manera que hemos etiquetado a miles de niños en el mundo con la etiqueta “TDHA” y les hemos dado un medicamento desde edades tempranas para crearles cierta dependencia durante el resto de su vida, al margen de los perjuicios que puede crear en el organismo el uso continuado de un droga, porque al fin y al cabo los medicamentos son drogas legalizadas. Existen otras formas de combatir estos problemas conductuales infantiles, y funcionan.

De esta manera se explica a los padre qué le pasa a su hijo sin culpabilizarlos. Cuando realmente siempre ha existido este tipo de problemática infantil y que generalmente, es debida a ciertas carencias en los contextos educativos (familia/colegio) de los niños, y que es cierto que en esta sociedad actual se ve acrecentado el problema debido a la cantidad de separaciones de la pareja y al poco tiempo y/o recursos de los que se dispone para dedicarlos a los niños porque ambos progenitores tienen que trabajar para poder mantener un hogar.

Os dejo también dos links sobre el TDHA para quien este interesado es saber algo más:

http://www.psyciencia.com/2015/01/18/preocupacion-por-el-incremento-del-tratamiento-psicofarmacologico-del-la-hiperactividad/

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5437

En fin, alternativas hay. Lo que no hay son recursos para implantarlas como una alternativa prioritaria