Mes: enero 2016

Rápidos Ejercicios para ralentizar tu actividad.

Estaba leyendo unos artículos por internet y me he topado con este que me ha parecido muy práctico. Como ya sabréis la técnica de mindfulness esta cogiendo muchas fama últimamente, ya que es una manera de enfocar nuestros pensamientos y sentimientos y conseguir algo de paz, que no necesita unos duros aprendizajes como puede ser la meditación. Esta al alcance de todo el mundo, incluso hay colegios que han introducido esta técnica dentro de sus aulas para que los niños aprendan a canalizar sus emociones e impulsos.
En el artículo de Jonathan García Allen, psicólogo con un postgrado en Mindfulness, se describen 5 ejercicios muy fáciles de realizar y que pueden ayudarnos en momentos complicados.
https://psicologiaymente.net/mindfulness/ejercicios-mindfulness-mejorar-bienestar#!

EMPEZAMOS EL 2016.

Empezamos un año nuevo y ahora es cuando todo el mundo comienza a plantearse retos, objetivos, comienzan a decirse a sí mismos, de este año no pasa para…. No sé muy bien si por moda o por la necesidad de cerrar un capítulo. Este proceso puede ser muy gratificante o un verdadero suplicio, según lo realistas que seamos con nosotros mismos.

Debemos ser muy cautos y conscientes de nuestras expectativas y nuestras conductas reales actuales. Porque un plan de vida, por básico que parezca, nos va a guiar para poder conseguir nuestros objetivos  mejor. Esto no significa que no podamos cambiarlo según vayamos avanzando en nuestros propósitos, ir modificando nuestros mini objetivos para poder llegar al objetivo final o directamente cambiar éste por no adecuarse a nuestra nueva realidad, es algo normal. Si valoramos que, lo que a 1 de enero era algo real, hoy por la circunstancia que sea, ha dejado de serlo. Lo que si tenemos que tener claro es la coherencia a la hora de plantearnos metas, y la flexibilidad de las mismas si valoramos de forma objetiva que hay que cambiarlas.

Tanto la falta de un plan de vida como la creación de planes de vida herméticos y estrictos pueden dar lugar a crisis existenciales ya que conducen a la desesperación y pueden llegar a crear ansiedad, frustración y un autoconcepto negativo, conduciendo todo ello a la depresión y el estancamiento.

Es normal que surjan dudas constantemente, nunca sabemos lo que una decisión nos puede acarrear realmente, y como esto se salga de nuestras expectativas puede crearnos cierta ansiedad. Lo importante es no mantenerte en esa postura de indecisión que impide avanzar en nuestra vida.

Para saber si algo va mal en nuestros planes de futuro debemos aceptar que, en un momento dado, podemos estar pasando por una crisis, de esta manera podemos preguntar a alguien una segunda opinión. También tenemos que ser conscientes  de que puede que nuestras expectativas pasadas no coincidan con las presentes, en tal caso analizaríamos qué es lo que ha hecho que la situación cambie y así  podremos ver si es un cambio hacia una mejora o simplemente una desviación del camino marcado, esto nos hará poder  adaptarlas sin remordimientos. Tenemos que aceptar que la vida se conforma de cambios constantes que el estancamiento no genera evolución y que el cambio de intereses no tiene porque ser nada negativo, solamente si el cambio se convierte en una norma nos producirá inseguridades e inestabilidad. Una vez aceptado todo esto, podemos sentarnos y renegociar nuestras propias expectativas.

Muchas veces nuestro entorno cataloga los cambios como algo negativo, ten claro que esto, no tiene porque ser así y que tú eres la primera persona que tiene que evaluar si es bueno o malo para ti. De cualquier modo tienes que saber también que, darse permiso para cometer errores es una verdadera liberación. No existen las certezas absolutas, solo hay probabilidades. la intención es más importante que el error y empezar a perderle el miedo a la pérdida para concentrarse en la ganancia. En todos los casos nos tenemos que enfrentar y confrontar con una nueva realidad que muchas veces nos asusta simplemente porque nos resulta desconocida y, frente a lo desconocido, solemos adoptar una actitud defensiva, nos defendemos de aquello por lo que nos sentimos amenazados. Por esa razón, son muchas las personas que pasan muchos años de su de su vida sin tomar una sola decisión importante.

  • Como consejo te diré que es bueno preparar una lista de objetivos a conseguir e ir dando pequeños pasos, es decir dividir esa lista en mini objetivos, que te ayuden a ir visualizado tus logros y de esta manera te refuerces constantemente. No pierdas la motivación. Piensa en ti siempre y confía en tu intuición. Analiza si lo que estás decidiendo se relaciona con tu deseo o con el de un tercero.