Mes: julio 2017

RESILIENCIA Y TRABAJO.

La resiliencia es un término muy de moda en la actualidad, tanto que esta algo manido y ha perdido parte de su significado real.
La resiliencia consiste en la capacidad de una persona de recuperarse frente a la adversidad para seguir avanzando en su futuro. Ser una persona resiliente no significa que no se experimente dificultad o angustia, si no que la persona a aprendido a lidiar con obstáculos y a salir reforzado de ellos. Para su desarrollo son importantes factores como el cariño o el apoyo social, pero también la autoestima, las fortalezas, las destrezas comunicativas o la capacidad para resolver problemas son habilidades necesarias para desarrollar una buena resiliencia.
La resiliencia no es una característica con la que nace una persona, si no que son una serie de conductas, comportamientos y acciones que se van aprendiendo y desarrollando. Por lo tanto una de las ventajas que tiene, es que se puede entrenar, y cómo, mediante una serie de pasos o acciones a seguir:

Analiza y acepta la situación. analiza la situación real en la que te encuentras y las posibles soluciones que puedan darse, elige la más realista y céntrate en conseguirla
Se positivo ante todo. No olvides que eres lo que proyectas por lo que si tu mentalidad es positiva y tienes confianza en ti mismo terminarás superando los miedos y consiguiendo tus expectativas
Ten siempre un plan B. Aunque tengamos muy claro cómo queremos actuar y hacia donde nos encaminamos debemos tener siempre una opción alternativa preparada que nos permita actuar rápidamente en caso que la opinión principal no salga bien, de este modo nuestra frustración será menor o inexistente.
Ser positivo, Tener siempre claro que vamos a conseguirlo cueste lo que cuentes y lleve el tiempo que lleve. A veces necesitaremos más tiempo y otras menos, por eso es importante ser constantes y tenaces.
Relativizar, desdramatizar, incluso reírse de la situación, aunque sea con ironía, nos libera de peso emocional.
No comportarse como víctima de la situación si no utilizar las situaciones como aprendizajes para avanzar en la vida. No hay fracasos solo experiencias vividas.

Hoy en día, en muchas empresas se pide que las personas posean como competencia personal, “la resiliencia”. En realidad esta es una manera muy naif de enmascara la necesidad de las empresas por cubrir sus puesto de trabajo con gente que soporte de todo tipo de exigencias y malas praxis sin quejas ni críticas, ya que de hacerlo sería tachado de “la persona que no es resiliente”. Menudo eufemismo.
Con la excusa de la mal llamada crisis (invención del Estado para conseguir inmunidad, “divide y vencerás”) cada vez son más las empresas que exigen a sus trabajadores más y les dan menos, y de no acatar su exigencias, siempre tienes la puerta para marcharte, ya que saben que el mercado laboral esta abarrotado de gente con ganas de tener una oportunidad, incluso de gente desesperada por tener esa oportunidad. Una excusa perfecta para deshacerse de esas personas es disfrazar el despido bajo la excusa perfecta de la “no adaptación al puesto de trabajo” (-claro, es que es un puesto que requiere aguante al estrés y rápida resolución de problemas-).
Por eso, a día de hoy las personas tenemos que soportar situaciones que en otros momentos hubieran sido impensables, escuchar a responsables decir que tenemos que tener aguante al estrés y saber llevar situaciones complicadas, cuando los primeros incapaces son ellos. No hay nada como minar la autoestima para que sea la propia persona la que abandone.
El desconocimiento sobre este concepto y el poco interés de muchos en aprender sobre él hace que estos responsables traten esta capacidad como algo innato con lo que la persona nace, como si lo adquiriéramos por osmosis durante nuestro crecimiento. La resiliencia se aprende, con un adiestramiento adecuado cualquier persona puede ser resiliente, sí es cierto que hay gente que por sus experiencias vitales ha ido desarrollando mecanismos de defensa desde la infancia que les han convertido con mas facilidad en personas resilientes, pero que no os engañen, la residencias también se puede aprender.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/uned/uned-resiliencia-conceptos-psicologia-positiva-03-05-13/1803053/#